sábado, 12 de enero de 2013

Enrique Granados y Nene de las Balsas

Durante la celebración en Murcia, en 1921, de la entonces denominada Fiesta de la Raza –hoy Fiesta Nacional de España-, el literato y músico Enrique Martí evocó la figura de Enrique Granados, rememorando viejos recuerdos de una visita del ingenioso compositor catalán a la patria chica de Salzillo…



«… Recuerda una mañana de abril en que junto con el autor de Goyescas estuvieron en un huerto próximo a la capital, oyendo cantar a nuestro célebre ‘Nene de las Balsas’. El cuadro era maravilloso como todos los que ofrecen nuestros jardines en primavera. Granados observaba atento y escribía con lápiz en un papel de música muchas notas… »



El Tiempo, 13 de octubre de 1921




Esto debió acontecer en 1896, año en que Granados empieza a componer su ópera María del Carmen, obra inspirada en los cantos y bailes populares murcianos. Recordemos que el diario Las Provincias de Levante del 5 de julio de 1896 señalaba al respecto que «… El joven y reputado músico Sr. Granados se ocupa actualmente en escribir la música de una ópera española, que se denominará María del Carmen. La nueva producción lírica tendrá el mismo argumento que la obra dramática de igual título, y, según nuestras noticias, el libreto será escrito por el propio autor de María del Carmen Sr. Feliú y Codina… ».

[vid. nuestra entrada Malagueñas murcianas (Enrique Granados), 8-XII-2012]

Debieron ser varias las visitas que don Enrique hizo ese año a Murcia: Martí recuerda que fue en primavera «... una mañana de abril» y, a finales de septiembre, la prensa daba fe de la presencia del joven maestro en la ciudad levantina.



Las Provincias de Levante, 29 de septiembre de 1896




¿Habrá ecos de la Malagueña del Nene de las Balsas en las Malagueñas murcianas de Granados?






Como ya vimos, 1896 fue también el año en que José Navarro tomó en su fonógrafo el cante del Nene



Las Provincias de Levante, 30 de mayo de 1896




…que Malagueñas serían.



El Diario de Murcia, 3 de junio de 1896



4 comentarios:

  1. Qué buena entrada Monte. Y cómo se parece el cantecito a aquella rondeña de Belart. El acompañamiento de Granados delicioso. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Faustino, a ver si le escuchamos algún cilindro… Un abrazo desde la tierra de Brel

    ResponderEliminar
  3. ¡Amigo Monte!, el maestro Granados no era manco "de oído", recoge los "tonos de taranta" que tendrían las Malagueñas de la madrugá por entonces. Sin tener la partitura original, guitarra en mano cantan unas malagueñas con cejilla al IV por arriba. Los tercios 1º y 2º tienen el V grado rebajado en sus caídas finales, algo típico de los estilos atarantados o mineros. Los acordes de la guitarra son los típicos de las malagueñas, aunque en este caso el Do (tercios impares) se usa con 7ª y 9ª (do-mi-sib-re) y donde habitualmente se toca el Sol (tercio 4º), hay un Re7, acorde muy usado en las tarantas hoy. Seguro que se lo pilló al Nene de las Balsas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, amigo Guillermo, solo falta que un cantaor las recupere con sensibilidad y cariño…
    Un abrazo

    ResponderEliminar