domingo, 14 de octubre de 2012

Francisco Hidalgo, Panaderos y Caracoles (1866)

Ya documentamos hace dos años la actuación de Francisco Hidalgo en febrero de 1866 en el Teatro Moratín de Córdoba, donde entre otros cantes interpretó Canto alegre -posiblemente alegrías-, Soleá, Caña y Polo de Tobalo, Seguidillas gitanas, Polo del Granadino, los Caracoles y las "Haberas".


Tres meses después, antes de la comparecencia de Silverio en la ciudad de los califas, según los papeles, Paco Hidalgo repitió concierto en el Moratín con la guitarra de Enrique García y el baile de Juan Molero, cantando Panaderos –¿Canto alegre?- y concluyendo la función con Los caracoles «… que tan aplaudidos han sido cuando en la anterior temporada fueron cantados por el Sr. Hidalgo».



Diario de Córdoba, 5 de mayo de 1866



12 comentarios:

  1. Ole Montemar, aquí llevamos dos años esperándote. Muy buena la entrada. No creo que los panaderos sean canto alegre, aunque mucho habrá que estudiar acerca del parentesco de las panaderas con la rosa y otras cantiñas, como la de Córdoba precisamente. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Faustino, la verdad es que se me hace raro, después de dos años. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Jose Muñoz Gonzalez14 de octubre de 2012, 20:45

    Me alegro muchisimo que hayas vuelto al ruedo flamenco. Pepe Muñoz

    ResponderEliminar
  4. Tu presencia aquí se echaba en falta. Bien hallado, Montemar.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido, primo. Ya puedo pedir la jubilación ...
    un abrazo. david

    ResponderEliminar
  6. Qué bien verte de nuevo por aquí. Todo un clásico, Montemar.
    Es curioso que no nos quede ningún panadero cantado, y aunque no contradeciré al maestro Faustino, hay una línea de panaderos para guitarra que está relacionada con el toque por alegrías, y por rosas (Julián Arcas hasta ahora inèdito), pero de momento no tenemos más que toques de guitarra, nada ha aparecido (de momento) como cante; ni grabado ni en partitura. Lo más lógico sería pensar en que esos "cantecitos" se perpetuaran en el flamenco bajo otro nombre, quizás los de algunas cantiñas. Un saludo y gracias por tu regreso.

    ResponderEliminar
  7. Como decíamos ayer...
    Qué alegría verte de nuevo, Alberto, ya sólo falta que organicemos otra fiestecita en Madrid.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Guillermo, no es contradecirme, ya lo digo: las panaderas de Córdoba con la rosa y otras cantiñas. Y a Montemar: ¡¡queremos más!! que después de dos años debes tener lo más grande, que diría la amiga Martirio. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Oléeee, Montemar. Has regrasadoooooo! y yo no me he enterado hasta hoy. La verdad niño, es que casi ya no me dedico al flamenco. Estoy metida hasta el cuello en la Fiesta de Verdiales malagueña.
    Salud, Niño de los papeles

    P.S. Tengo cuatro blogs verdialeros y sigo con el Barrio de la Triniá en wordpress.

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que no me esperaba este recibimiento… un abrazo a todos. Como bien sabes, tío Faustino, lo que se dice dos años… como que tampoco :-)

    ResponderEliminar
  11. Ya lo sé Monte. Es cachondeo. Esperamos tu nuevas entradas, siempre llenas, como las buenas nécoras.

    ResponderEliminar
  12. Me alegro Alberto. Seguiremos tus interesantes entradas.

    ResponderEliminar